De Sketchup a 3DsMax

De Sketchup a 3DsMax

  |   3DsMax, Infografía, Render 3D, Skeptchup   |   No comment

Renders de Interiores: Cambiando de Sketchup a 3DsMax

 

Estudiando el Master en Decoración y Diseño de Vivienda+3D en la Escuela Madrileña de Decoración descubrí el apasionante mundo de los renders. Lo que en principio era una herramienta más para la presentación de mi proyecto de fin de Master se convirtió en mi herramienta diaria de trabajo.

 

En la Escuela aprendí a manejar varios programas de diseño: Autocad para la realización de planos y alzados, Sketchup para todo el modelado 3D y Vray para realizar los renders que completarían el proyecto. Al terminar el Master obviamente me centré en arrancar mi carrera como interiorista, pero de manera inconsciente me fui especializando en otra profesión paralela: renderista/infografista 3D.

 

Como buena autodidacta, me encontré buscando tutoriales y cursos online para profundizar y ampliar mis conocimientos en los programas de modelado 3D y renderización. Cuantos más tutoriales veía más quería aprender; sentía auténtica fascinación por todo lo que estos programas me podían permitir hacer para mostrar un proyecto de Interiorismo, para mostrar en imágenes todo lo que mi imaginación generaba cuando veía un espacio a reformar o cambiar.

 

Arrancando con Sketchup

 

Como ya tenía una buena base del programa Sketchup, adquirida durante mis estudios del Master, continué trabajando con este programa. Sketchup es un programa infravalorado, a mi entender. Puedes realizar infografías realmente buenas si eres meticuloso con los elementos que usas en la escena y si manejas realmente bien Vray para el renderizado y Photoshop para la postproducción de la imagen renderizada. Creo que para presentar y desarrollar proyectos de Interiorismo es una herramienta óptima.

 

Sin embargo a medida que voy ampliando mis conocimientos en este campo y conociendo el trabajo de grandes referentes del sector, como Lunas.pro o Bertrand Benoit, más conciencia tomo sobre la necesidad de usar otros programas de modelado más potentes. Sus trabajos sencillamente son perfectos, elegantes, impactantes. Llegar a ese nivel de calidad es un sueño y una motivación para mejorar cada día.

 

Buscando alternativas

 

Antes de empezar en esto del modelado 3D, enfocado al mundo del interiorismo, conocía la existencia del programa 3DsMax, pero en otro sector, el de los videojuegos. Cuando descubrí que este programa se usaba en Infoarquitectura pensé que no sería necesario aprenderlo ya que para realizar infografías de interiores era suficiente con Sketchup. Y en parte así es. Pero me parecen tan increíbles los resultados que se obtienen con 3Ds que al menos tengo que intentarlo.

 

Así que me he lanzado. He comenzado a aprender esta herramienta y la verdad es que ya desde el principio me doy cuenta del potencial que tiene este programa.

 

Mis comienzos con 3DsMax

 

Mi primera impresión al comenzar a trabajar en 3Ds es que la interfaz es lo que menos me gusta, si lo comparo con Sketchup. Al estar acostumbrada a trabajar con Sketchup reconozco que me está costando un poco adaptarme. Sketchup es mucho más intuitivo, puedo ver la escena como un dibujo y me puedo acercar a los objetos al máximo para ver todos los detalles. En 3Ds no veo esa distinción tan diferenciada entre el suelo y la línea del horizonte, me recuerda mucho a la interfaz de Autocad, y al acercarme mucho a un objeto lo secciona, perdiendo el grado de detalle al que estoy acostumbrada en Sketchup. ¡Supongo que todo es cuestión de acostumbrarse!

 

 

En cuanto a la forma de trabajar con los objetos de la escena, ambos son completamente diferentes; en Sketchup a partir de “cajitas” ya puedo ir levantando mi estructura, los comandos para modificar o trabajar con los elementos de la escena están visibles y de acceso directo, la importación de objetos es también bastante sencilla y visualmente veo la escena mucho más clara. En 3Ds a partir de un objeto vas añadiendo modificadores (que hay miles) y vas aplicando dichos modificadores, con todas sus opciones, afectando a vértices, aristas, caras…. Para mover un elemento de la escena uno tiene que tener en cuenta conceptos como los Snaps, los puntos pivote, etc. La importación de objetos es más compleja (capas, texturas, etc..).

 

¡Y sólo he visto el principio!

 

Soy consciente de que me esperan muchas horas de aprendizaje y práctica, pero lo cierto es que estoy deseando avanzar para alcanzar un nivel que me permita acercarme, aunque sea un poquito, a mis grandes referentes. ¡Lo importante es lo que se disfruta con el proceso!

Sin comentarios

Haz un comentario

shares